El concepto halal

Halal es todo aquello que nos permite vivir mejor, de una forma responsable, equilibrada, saludable y respetuosa, tanto individualmente, como en nuestras relaciones personales y sociales.

Con una raíz inequívoca en la práctica espiritual islámica, Halal en el siglo XXI supone asumir y dar respuesta a una serie de retos y oportunidades que están convirtiendo este concepto, en uno de los reclamos de negocio más importantes en el comercio internacional, y por supuesto, también en nuestras realidades nacionales.

La industria Halal se cifra en estos momentos en más de tres billones de dólares, ocupando la industria alimentaria más de un tercio de esta cantidad.

La alimentación es quizás el alcance más conocido, pero cada vez aparecen con más fuerza otros segmentos en constante crecimiento, como el turismo Halal, Muslim-friendly, u otras denominaciones que intentar dar respuesta a las demandas de millones de consumidores que solicitan servicios halal en sus desplazamientos por el planeta.

La cosmética, los productos farmacéuticos, la moda, la distribución y la logística, ya están arrojando cifras muy importantes en este mercado globalizado.

Se puede pensar que este mercado se circunscribe a un público muy determinado, a los musulmanes, cifrado en estos momentos en más de 1.600 millones de personas, pero sabemos que los consumidores potenciales de productos y servicios Halal, no solo son musulmanes, sino una gran cantidad de personas, que encuentran en el producto y servicio Halal un indicador de calidad, garantía y confianza. Sólo en nuestro país, más de un 30% de los consumidores de productos Halal no son musulmanes.

Por todo ello, Halal es una gran oportunidad que ya no pasa a casi nadie desapercibida. Pero como cualquier otro negocio que quiere conquistar nuevos mercados, exige dotarse de unos requisitos que con su cumplimiento garantizan el éxito del proyecto.

Anuncios